Tu principal trabajo: tus hijos

San Josemaría responde a una pregunta diciendo que el Señor bendice "todos los trabajos que hagas, si dejas alguno por atender tu trabajo principal: tus hijos” (01’08’’).