Rezar por los cristianos perseguidos #PrayForThem

En Navidad Gregorio III, Patriarca Greco-Melquita de Siria, pidió que los cristianos encendieran cada noche una vela y rezaran por la paz en Siria, Oriente Medio y el mundo. El día 25, fiesta de la conversión de San Pablo y final de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, nos sumamos a esta iniciativa.

Últimas noticias

Con motivo de la celebración de la Navidad, el Patriarca Greco-Melquita de Siria, Gregorio III Laham, pidió que se encendiera cada noche una vela como "llama de luz y esperanza por la paz en Siria".

Con motivo de la festividad de la conversión de San Pablo, el domingo 25 de enero a las 21:00 h (España), unidos a los cristianos de todas las confesiones nos sumamos a la petición del Papa Francisco y del Patriarca Greco-Melquita, rezando por los cristianos perseguidos, los refugiados y los que sufren por confesar la fe.

El Patriarca invitaba "a todos los creyentes esparcidos por todas partes, a las organizaciones humanitarias, a las instituciones sociales... a encender cada noche una vela y decir una oración por la paz en Siria, Oriente Medio y el mundo".

Además, Gregorio III Laham propuso una oración por la paz en Siria:

"Nos estáis ayudando a ayudar a otras personas con el poder de la fe y la caridad", aseguraba, en agosto de 2014 el Patriarca en una entrevista a Ayuda a la Iglesia Necesitada. En esa ocasión confesaba: "estamos cansados. A veces perdemos la esperanza. A veces incluso gritamos a Dios. Ahora necesitamos un esfuerzo conjunto para terminar con esta tragedia. Sois nuestra ayuda, lleváis la cruz con nosotros en estos años de tragedia".

El Papa Francisco se refirió en octubre al ecumenismo de la sangre: "Ecumenismo espiritual, rezar juntos y anunciar juntos que Jesús es el Señor, y obrar juntos en ayuda de los pobres, en todas sus pobrezas. Esto se debe hacer, y no olvidar que hoy la sangre de Jesús, derramada por sus numerosos mártires cristianos en diversas partes del mundo, nos interpela y nos impulsa a la unidad. Para los perseguidores, nosotros no estamos divididos, no somos luteranos, ortodoxos, evangélicos, católicos... ¡No! ¡Somos uno! Para los perseguidores, somos cristianos. No les interesa otra cosa. Es el ecumenismo de la sangre que se vive hoy", dijo a los miembros de la Fraternidad Católica de las Comunidades y Asociaciones Carismáticas de Alianza.