El Papa bendice una estatua de san Josemaría

Al terminar la tradicional audiencia general de los miércoles, Benedicto XVI ha bendecido una estatua de San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, que ha sido colocada en el exterior de la Basílica de San Pedro. La página www.josemariaescriva.info ofrece amplia información.

Últimas noticias

La talla en mármol, de unos 5 metros de altura, se aloja en una hornacina situada en la fachada del transepto izquierdo de la Basílica, también llamado brazo de San José, muy cerca de la entrada a la Sacristía. Las hornacinas de esta zona de la Basílica fueron destinadas por Juan Pablo II a esculturas de santos y fundadores de nuestro tiempo.

La estatua de San Josemaría, obra del escultor italiano Romano Cosci, se sitúa junto a otras del mismo tamaño, entre las que se encuentran las de San Gregorio el Iluminador, el apóstol de Armenia; la de la santa carmelita Teresa de Jesús de los Andes y la de san Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas.

Antes de la llegada del Santo Padre, el prelado del Opus Dei, monseñor Javier Echevarría; el arcipreste de la basílica vaticana, cardenal Francesco Marchisano y el escultor, Romano Cosci, pronunciaron sendos discursos, que fueron intercalados con cantos del coro de la Capilla "Giulia", dirigido por monseñor Pablo Colino.

Mons. Echevarría aseguró que se trataba de un día "emocionante". "Sin embargo, estoy seguro de que san Josemaría hoy me recordaría que lo importante no es lo extraordinario sino las cosas de cada día, la ascética de la vida corriente".

El Santo Padre bendijo la estatua y pronunció esta oración: "Oh Dios, que has elegido a san Josemaría, sacerdote, para anunciar la vocación universal a la santidad y al apostolado en la Iglesia, infunde tu bendición sobre esta imagen y haz que todos aquellos que la contemplen sean alentados a cumplir fielmente el trabajo cotidiano en el espíritu de Cristo y a servir con ardiente amor a la obra de la redención. Por Cristo nuestro Señor".

Después, Benedicto XVI se detuvo a rezar unos instantes bajo la imagen y dió la enhorabuena al escultor de la obra. "Me dijo que era preciosa", aseguraba Cosci.

La imagen, según el escultor

El escultor ha representado al santo revestido de sacerdote con los brazos ligeramente abiertos. "Esta escultura tiene sentido sólo por lo que queda de mediación espiritual, no por la estatua misma... -ha dicho-. Quiero que haya un diálogo con la mirada de San Josemaría. Lo he intentado también con las manos: hablan como los ojos. Y en él las manos eran siempre muy vivas".

"Deseo solo que le guste a los fieles que vendrán y que aprecien la figura de un sacerdote que querido cumplir en todo la voluntad de Dios", añadió.

Para esta escultura Cosci, que no conoció al santo, se basó en su experiencia anterior "he hecho antes otras esculturas y pinturas sobre él. He hablado con muchos que le conocieron y otros que siguen su camino, he visto fotos, vídeos... En ese sentido lo he conocido, no sólo físicamente sino también espiritualmente. Además, su mensaje es muy conocido...".

Más información:

- Noticia más extensa en la página web de san Josemaría Escrivá

- Vídeo de la colocación de la estatua

- Discurso del Prelado

  • Vatican Information Service // Agencia Véritas