Cronología de la causa de canonización de Mons. Álvaro del Portillo.

Madrid, 1914 — Roma, 1994. Fiel colaborador de san Josemaría fue, además, su primer sucesor al frente del Opus Dei. Sacerdote ejemplar, sirvió a la Iglesia en todo momento. Colaboró en los trabajos del Concilio Vaticano II. Recibió la ordenación episcopal en 1991 de manos de Juan Pablo II.

Últimas noticias
Opus Dei - Cronología de la causa de canonización de Mons. Álvaro del Portillo. Mons. Álvaro del Portillo

23 de marzo 1994: fallece en Roma, con fama de santidad. El mismo día, 23 de marzo, el beato Juan Pablo II acudió a rezar ante sus restos mortales. 

19 de febrero de 1997: Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, nombra a Mons. Flavio Capucci Postulador de la Causa de canonización de Mons. Álvaro del Portillo. 

6 de diciembre de 2002: se publica en Romana —boletín de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei— y se expone en la entrada de la Curia prelaticia, un edicto dirigido a los fieles de la Prelatura con el fin de reunir escritos del Siervo de Dios y documentos —favorables o contrarios— sobre su persona. 

4 de julio de 2003: el Cardenal Camilo Ruini, Vicario de Roma, ordena colocar en el ingreso del Vicariato y publicar en la Rivista diocesana di Roma un edicto similar dirigido a los fieles de la diócesis de Roma. 

21 de noviembre de 2003: la Congregación para las Causas de los Santos concede que la Causa de Mons. Álvaro del Portillo sea instruida aequaliter por el Tribunal del Vicariato de Roma y por el Tribunal de la Prelatura del Opus Dei. 

21 de enero de 2004: la Congregación, a instancias del Prelado (Mons. Echevarría) y del Vicario de Roma (Card. Camilo Ruini), concede mediante decreto el nihil obstat para el inicio de la Causa.

5 de marzo de 2004: en la Sala della Conciliazione del Palacio Lateranense, el Cardenal Ruini abre solemnemente el Proceso instruido por el Tribunal del Vicariato de Roma super vita et virtutibus del Siervo de Dios Mons. Álvaro del Portillo.

20 de marzo de 2004: en el Aula Magna Giovanni Paolo II de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, Mons. Javier Echevarría preside la primera sesión del Proceso instruido por el Tribunal de la Prelatura.

26 de junio de 2008: se clausura solemnemente, en el Palacio Lateranense, el Proceso instruido por el Tribunal del Vicariato de Roma. Dicho proceso tuvo 85 sesiones y fueron presentados 25 testimonios, entre ellos, los de 11 cardenales, 6 obispos, 4 sacerdotes y un religioso. 

7 de agosto de 2008: el Tribunal de la Prelatura clausura la fase instructoria, en el Aula Magna de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz. Testimoniaron en el proceso 133 personas, todas —excepto dos— de visu; 62 eran fieles de la Prelatura y los otros 71, no. Entre los testigos se encontraban 19 cardenales y 12 arzobispos y obispos. 

19 de febrero de 2010: el P. Cristoforo Bove, O.F.M. Conv. —Relator de la Positio della Causa de Canonización de Mons. Álvaro del Portillo—, presenta la Positio super vita et virtutibus del Siervo de Dios Mons. Álvaro del Portillo. La Positio comprende 2530 páginas en 3 volúmenes: Informatio, Summarium y Biographia documentata. La amplitud de la Positio se debe a la cantidad de investigaciones realizadas y de fuentes compulsadas (se hicieron búsquedas en 63 archivos eclesiásticos y civiles, públicos y privados). 

10 de febrero de 2012: bajo la dirección del Promotor General de la Fe, el P. Luigi Borriello, O.C.D., el Congreso peculiar de los Consultores Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos otorga respuesta unánime positiva a la pregunta sobre el ejercicio heroico de las virtudes por parte del Siervo de Dios Mons. Álvaro del Portillo. 

5 de junio de 2012: La Congregación Ordinaria de los Cardenales y de los Obispos, en la cual fue ponente el Cardenal Antonio Cañizares, se pronuncia en el mismo sentido. 

28 de junio de 2012: el Santo Padre Benedicto XVI ordena que la Congregación para las Causas de los Santos promulgue el decreto de virtudes heroicas de Mons. Álvaro Del Portillo.

5 de julio de 2013: el Papa Francisco firma el decreto que reconoce un milagro atribuido a la intercesión del venerable Álvaro del Portillo.