Arantza Quiroga, Leopoldo Abadía y Emilio Calatayud en el 25 aniversario de La Caleta

La asociación juvenil La Caleta ha celebrado su 25 aniversario con una mesa redonda y tres ponentes de lujo: la presidenta del Parlamento vasco Arantza Quiroga, el economista y escritor Leopoldo Abadía y el popular juez de menores Emilio Calatayud. Desde trayectorias vitales y profesionales muy diversas, coincidieron en señalar la formación de los jóvenes como clave para el futuro.

Últimas noticias

Tres horas de conferencia no parece el plan más apetecible para un primaveral sábado por la tarde en Málaga. Sin embargo, el tiempo voló para las más de 400 personas que llenaban el salón de actos de Unicaja. El buen humor y el optimismo fueron las notas dominantes en la mesa redonda con la que la asociación juvenil La Caleta celebró sus 25 años de vida.

 

Emilio Calatayud, Arantza Quiroga y Leopoldo Abadía fueron los ponentes de la mesa redonda 'Mujer, educación y familia'

El acto comenzó con la intervención de Adela Martínez, una de las pioneras de la asociación juvenil La Caleta. Recordó que uno de los objetivos de la asociación, que nació por el impulso de un grupo de padres malagueños, inspirados por el mensaje de San Josemaría, es la formación –humana y cristiana– de los jóvenes. El delegado de Educación del Ayuntamiento dirigió unas palabras y destacó la labor educativa de La Caleta en la sociedad malagueña.

 

Arantza Quiroga: "Estas asociaciones merecen todo el apoyo de la sociedad y realizan una labor fundamental para la educación".

La actual presidenta del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga, fue la primera en intervenir. Hizo memoria de su paso por una asociación juvenil similar a La Caleta en su localidad natal, Irún: “fue algo que ha dejado un poso importante en mí”.  Y mostró el valor que da a la educación de sus cuatro hijos: “Sabemos (como padres) que su futuro depende también del estudio y la preparación, pero somos conscientes de que hay algo más importante que tenemos que tratar de dejarles: ese poso que va a determinar que sean felices o no a lo largo de su vida. Y yo tengo que confesar que eso es lo que realmente me quita el sueño”.

La política vasca, curtida desde muy joven como concejal de la oposición en un terreno difícil y presidenta del Parlamento vasco desde 2009, cargo que conlleva una intensa actividad –llegó a tratar en un día 450 asuntos, lo que ha supuesto un record en la historia de la Cámara– resumió: “Es una gran responsabilidad que me imagino que compartís muchos y muchas de las que estáis aquí. Así que estas asociaciones merecen todo el apoyo de la sociedad y realizan una labor fundamental para la educación”.

Conocida por su coherencia con los valores cristianos a lo largo de su trayectoria, la mostró una vez más en el coloquio posterior, aludiendo a lo políticamente incorrecto. “Es verdad que es duro decir determinadas cosas en público y determinadas cosas en los medios de comunicación. Yo lo pasé muy mal”, dijo con sencillez, aludiendo al momento en que, recién elegida para ese cargo, fue interrogada por su postura ante los preservativos y defendió la postura del Papa. “En ese momento agradeces las llamadas y esa gente que te dice: Oye, gracias por dar ese paso”.

Leopoldo Abadía ofreció unas claves para mejorar la convivencia familiar: quererse mucho, dar importancia a las cosas pequeñas y distinguir lo importante de lo que no lo es.

Sin brechas generacionales

Por su parte, Leopoldo Abadía hizo gala de la proverbial sencillez con la que hace asequible la economía al común de los no entendidos. El profesor del IESE, padre de 12 hijos, está completamente activo a sus 78 años. Dio algunas claves para mejorar la convivencia familiar: quererse mucho, dar importancia a las cosas pequeñas y distinguir lo importante de lo que no lo es. Apostó por la confianza y el diálogo: “Hay que escuchar a la mujer, los hijos… que no hablan cuando tú quieres sino cuando ellos quieren”, por conseguir que los hijos se sientan completamente a gusto y por la libertad absoluta acompañada –eso sí– de formación.

Y subrayó que los padres no pueden crear brechas generacionales: “Los padres tienen que estar al día”, dijo, y recordó con simpatía el caso de un amigo que hablaba sobre lo absurdas que son las letras de las canciones modernas hasta que su mujer le recordó la letra de una zarzuela que cantaban cuando eran jóvenes: “Él dice: “Hace tiempo que vengo al taller / y no sé a qué vengo”, y ella le replica: “Eso es muy alarmante / Eso no lo comprendo”.

Interrogado acerca de la crisis económica, Abadía señaló que “es el momento del optimismo. No quiere decir aquí no pasa nada, porque no es verdad; lo que pasa es muy serio. Pero el optimismo es luchar con uñas y dientes para salir de una situación concreta. Y esto es una situación concreta”.

La necesidad de aprender el principio de autoridad en la familia 

Emilio Calatayud cerró la mesa destacando también la importancia de la educación. El juez de menores repitió aquello de “los niños, en la escuela, ya sea –comentó con humor– por lo civil o por lo criminal”. Conocido por sus pedagógicas sentencias, relató que “el año pasado condené a 21 (menores) a aprender a leer y escribir; y tengo más de 200 estudiando el Graduado Escolar”. 

Don Ramón Herrando, vicario regional del Opus Dei en España presidió la Santa Misa en la Basílica Santuario de la Victoria, con motivo del 25 aniversario de La Caleta

Como no podía ser de otra manera, hubo una alusión a la crisis que, en su campo, señaló “ha traído una cosa buena: hay menos menores que delinquen porque muchos han vuelto a la escuela, los padres están más en casa (aunque sea por desgracia, porque no tienen trabajo) y hay menos cosas que robar”. 

Tras recordar las figuras poco instructivas tanto del “padre autoritario” como del “padre colega”, abogó por la necesidad de aprender el principio de autoridad en la familia, “aunque hoy no se habla de ello por un complejo de joven democracia”, en sus palabras.

El Pregón de Semana Santa fue pronunciado por el abogado, cofrade y padre de familia Antonio Alés, en el Museo Revello de Toro

La mesa redonda no es la única actividad que ha convocado La Caleta con motivo de su aniversario. En el museo del popular pintor malagueño Revello de Toro un pregón de Cuaresma volvió a reunir a familias y amigos cofrades. 

En junio está prevista una cena benéfica para recaudar fondos para un proyecto de mejora de la sanidad básica y el desarrollo humano sostenible en el distrito de Laqualiz (Perú), una de las regiones más necesitadas del mundo.

R. Luque