La casa de los Selva

LA CASA DE LOS SELVA · LOS DUEÑOS DE LA CASA · EL CUARTO DE LOS PEQUEÑOS · EL CUARTO DE LOS MAYORES · LOS VECINOS · EL LEGADO

La historia de los Selva comenzó con el habitual chico conoce chica. Cupido hizo bien su trabajo y Pilar y Paco se enamoraron. Campanas de boda, compases de Mendelssohn... Poco a poco, aparecieron en escena los hijos, Mª Ángeles y Javier.

Hasta aquí, todo normal. Pero en 1991, cuando ya no se lo esperaban, llegaron más hijos. 1991 fue el año en el que Pilar y Paco pusieron en marcha una granja escuela donde acudían los fines de semana los niños de las barriadas marginales. Un año después, la administración pública les pidió si podían albergar en su casa a bebés de acogida. Y Pilar y Paco dijeron que sí, que “pa casa”. Y también dijeron que ok Mª Angeles y Javier que, en pocos meses, se vieron inundados de hermanos mientras la casa se llenaba de risas, llantos, pañales y biberones.

La vivienda de los Selva siguió demostrando una increíble elasticidad porque después llegaron los adolescentes en situación de desamparo legal de La Fanega y La Retama, en Álora y Antequera; los jóvenes mayores de 18 años del Proyecto Cauce en Málaga... Y los que sigan llegando, que a su casa vienen. En la gran casa de los Selva todos tienen su sitio: los 950 menores atendidos en estos veintisiete años y los trabajadores que se ocupan de ellos, que hoy son veintidós fijos más cuatro o cinco eventuales.

Pilar y Paco bautizaron este proyecto como Mundo Infantil, que no es otra cosa que el gran hogar que forman ellos, sus hijos y todos los empleados y colaboradores. Un hogar en el que se cree en las segundas oportunidades, en las terceras y en las cuartas. Pero dejemos que nos lo cuenten ellos:

LA CASA DE LOS SELVA · LOS DUEÑOS DE LA CASA · EL CUARTO DE LOS PEQUEÑOS · EL CUARTO DE LOS MAYORES · LOS VECINOS · EL LEGADO

Los dueños de la casa

play

Pilar

Alma de este proyecto familiar
a gran escala

Maestra en la enseñanza pública e intrépida aventurera, esta malagueña de ancha sonrisa y ojos chispeantes no es superwoman, aunque lo parezca. Sabe lo que es tocar fondo… y resurgir como el ave fénix. Cuando estaba a punto de tirar la toalla —después de años de dedicación a su proyecto y de un sinfín de problemas— Dios le salió al encuentro en una ventanilla de la administración pública, un funcionario idealista -más tarde supo que era una persona del Opus Dei- la convenció de que aquello no podía terminar así y la ayudó a continuar. Pilar entendió que lo importante no era conseguir dinero sino recordar que sacar a estos chicos adelante era un querer de Dios.

play

Paco

Ingeniero técnico industrial, profesor de enseñanza media, poeta, pintor, maestro

Todo artista tiene su musa. Por Pilar, Paco bebe los vientos, dibuja palabras, construye ilusiones. Compartían una honda inquietud por la infancia y la juventud y decidieron meterse en este lío abandonando un trabajo seguro. Juntos forman un “dream team”: ella pone la tempestad, él, la calma. “Hemos cogido fuerza de situaciones muy complicadas que invitaban a decir se acabó pero seguimos trabajando”.

play

Mari Ángeles

La buena astilla de tal palo
(hija de Pilar y Paco)

Creció dando biberones de madrugada a unos hermanitos inesperados… y se enganchó. Esta psicóloga es hoy coordinadora pedagógica de los centros de Mundo Infantil. “Criarme en esta familia ha sido un privilegio. El trabajo para mi familia es todo. No solo nos hace bien a nosotros sino a los menores y a todos los que trabajamos aquí. Mi hermano Javier hoy no está aquí para que le grabéis pero es, desde el principio, pilar fundamental de este proyecto. Para ayudar a los demás no hace falta irse lejos; las fronteras están aquí mismo, nos enseña el Papa Francisco. Nosotros llevamos veinticinco años trabajando en periferias”.

LA CASA DE LOS SELVA · LOS DUEÑOS DE LA CASA · EL CUARTO DE LOS PEQUEÑOS · EL CUARTO DE LOS MAYORES · LOS VECINOS · EL LEGADO

El cuarto de los pequeños

De aquella granja escuela que pusieron Pilar y Paco surgió un proyecto de colaboración con la administración pública para atender a menores, primero de 0-3 años y más tarde a adolescentes. Se llamó La Fanega (Álora), y hoy es un centro de atención inmediata que proporciona acogida urgente, protección y todos los cuidados y afecto necesarios a menores en situación de alto riesgo, sobre todo a niñas de 12 a 18 años, algunas de ellas madres estudiantes con sus bebés.

La Retama (Antequera) está dirigido a adolescentes extranjeros que fundamentalmente tengan disposición y empeño en estudiar.

Pilar y Paco pusieron en marcha el primero en 1992 y quince años después, en 2007, el segundo.

play

Pedro

Director de La Fanega

Un apasionado de su trabajo que ha sabido formar un gran equipo de orientadores que, día a día, saca adelante a estos niños con solvencia y grandes dosis de cariño, que es lo que más necesitan.

play

Sara

Educadora de La Fanega

Combina su trabajo en este centro con la coordinación de los pisos de mayores. Considera un privilegio trabajar con niños y valora el ambiente de compañerismo entre todos los trabajadores.

LA CASA DE LOS SELVA · LOS DUEÑOS DE LA CASA · EL CUARTO DE LOS PEQUEÑOS · EL CUARTO DE LOS MAYORES · LOS VECINOS · EL LEGADO

El cuarto de los mayores

Leer, cocinar, charlar, hacer las camas, estudiar, componer un rap… Todo cabe en este espacio donde los jóvenes aprenden a convivir y a ser autónomos y responsables antes de vivir independientes.

El programa de alta intensidad de inserción socio laboral para jóvenes ex- tutelados Cauce +18 nació en 2007 y fue ampliado en 2014. Por él han pasado ya 120 chicos y chicas mayores de 18 años procedentes de centros de Protección de menores de Andalucía. Tienen tres pisos en Málaga capital: dos de chicos en El Palo y Teatinos y otro de chicas en Teatinos. Han hecho un largo camino hasta llegar aquí.

Algunos apenas pueden indicar cuándo huyeron de su país porque no saben exactamente la edad que tienen. Por eso, las fechas de los time-line son orientativas.

play

Santiago

Psicólogo, orientador de El Palo,
uno de los pisos de mayoría de edad de Mundo Infantil

Por su respeto y confianza hacia los chavales goza de una gran autoridad moral. Es padre, madre, manitas, abogado, trabajador social, cocinero… Quien más sabe de las situaciones duras por las que ha pasado cada uno y trata de orientarles en lo profesional y en lo personal para que consigan valerse por sí mismos. En la balanza de la experiencia, pesan más las alegrías que las penas. Los jóvenes vienen con energía, ganas e ilusión y el objetivo de mejorar su situación.

LA CASA DE LOS SELVA · LOS DUEÑOS DE LA CASA · EL CUARTO DE LOS PEQUEÑOS · EL CUARTO DE LOS MAYORES · LOS VECINOS · EL LEGADO

Los vecinos

Como en toda casa de una familia joven, el vecindario es importante. ¿Qué piensan los vecinos de la familia de Pilar y Paco?

José

Alcalde de Álora

“En La Fanega se les da cariño y sobre todo una oportunidad de integrarse de nuevo en la sociedad. Hay que ponerse en el lugar del otro, la gente no huye de su país y arriesga su vida por gusto”.

Paqui

Dueña de la fábrica de frutas donde trabaja Otmar

“Estamos muy contentos con ellos. No sólo no dan ni medio problema sino que son ejemplares. Con la edad que tienen, destacan por su madurez, capacidad de trabajo y responsabilidad”.

LA CASA DE LOS SELVA · LOS DUEÑOS DE LA CASA · EL CUARTO DE LOS PEQUEÑOS · EL CUARTO DE LOS MAYORES · LOS VECINOS · EL LEGADO

El legado

Pilar y Paco miran atrás y contemplan los hitos de esta aventura que comenzó hace muchos años. Ella era maestra y él ingeniero técnico industrial. Podían haber orientado su vida hacia la enseñanza, sin tantas complicaciones. Pero estaban juntos, tenían espacio, un proyecto y una inquietud comunes y se lanzaron.

Ha habido momentos trepidantes y angustiosos en esta historia. “En ocasiones pensamos en cambiar de rumbo —dice Pilar— pero las circunstancias nos hacían volver a este camino. Es como si ‘desde Arriba’ nos condujeran en esta dirección, como si de una vocación familiar se tratara. No dudo de que se trata de un empeño de Dios que ha ido ampliando los muros de nuestros corazones y, con ellos, los muros de esta casa, donde queremos seguir teniendo sitio para quien lo necesite”.

Si quieres formar parte del "vecindario" de Mundo Infantil escribe a centrolafanega@asociacionmundoinfantil.es