Un poema para "El santo de Barbastro"

"Supo explicarnos lo difícil con entrañable sencillez", así define a san Josemaría la poetisa cubana Ángela de Mela. Al santo ha dedicado un poema, que recogemos en este artículo.

Noticias
Opus Dei - Un poema para "El santo de Barbastro"

Ángela de Mela es una poetisa cubana. Ha publicado diversas colecciones de poemas y ha recibido diversos galardones. Así narra su encuentro con san Josemaría y la inspiración que encontró para el poema que le ha dedicado:

“Conocí la Obra en España. Lo primero que llegó a mis manos fue la grabación de la emblemática homilía Amar al mundo apasionadamente. Después, fui descubriendo cada uno de los libros de San Josemaría, y así llegaba a mí ese caudal inmenso de enseñanzas.

Desde entonces supe que aquel espíritu, que quedaría cincelado por su fundador en el Opus Dei, representaba esa difícil sencillez de la grandeza que él hizo tan suya. Y ese carisma, ese legado tan singular y único, vivo hoy en sus hijos, fue la inspiración de este poema. De manera tal que el texto, “va sucediéndose”, se va engarzando en los nobles asideros de ese todo que hace resumen y es vía para la santificación de la vida ordinaria en el Opus Dei.

Considero que esta espiritualidad sostiene sus códigos en lo más contemporáneo de la práctica del hacer cristiano de hoy; resulta entonces sorprendente lo adelantado del pensamiento de San Josemaría para su época”.

* * *

El Santo de Barbastro


A San Josemaría Escrivá

por la entrañable sencillez

con la que supo explicarnos lo difícil.

Aseguró
que al mundo
nos llamaba
el amor
que lo ordinario
es lo mas extraordinario
que acierta a descubrir
la criatura
que el vuelo es natural
desde el fondo
porque basta mirar
para ser otro Cristo
memoria de los Cireneos
que abrazar esa cruz
era como abrazar
fugaz
no es lo cotidiano a veces
porque es enormemente sencilla
la grandeza de lo cotidiano
como tesoro en días
obra que ofrece
a las estrellas
cada gesto del hombre
que cultivar es servir
que servir supone
lo importante
que en cada mano
veríamos el surco cada vez
como perfecta rosa
bajo el pecho
en la intacta de Rialp
tallada para siempre
en la barca
no en pompas ilusorias
los amigos de Dios
sino Pedro tu mismo
y que en María
abrazas
a Jesús porque sabes
como ella lo supo
que no es fracaso el celo
que para estar en lo que debes
es necesario estar en lo que haces
que todo para ti es lo inmenso
que tu nada es algo mas divina
en las pequeñas cosas
esto afirmó
el santo de Barbastro
para que el mundo
amaras
apasionadamente.