Seguir los pasos de San Josemaría a través de los Pirineos

Jordi Piferrer es ingeniero industrial. Actualmente está jubilado y dedica buena parte de su tiempo a la Asociación de Amigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra. En esta entrevista explica esta iniciativa, muy unida al paso del fundador del Opus Dei a través los Pirineos en 1937.

En primera persona

Jordi (Vilassar de Dalt, 1942) es excursionista de pura cepa. Desde muy joven ha caminado mucho por las montañas de los Pirineos y ha alcanzado repetidas veces los principales picos de Cataluña, Andorra y Aragón.

Desde hace cinco años ha concretado su afición a la montaña en redescubrir el itinerario que hizo San Josemaría desde Oliana hasta Andorra en el año 1937. Con la colaboración de muchas otras personas de Cataluña y de Andorra lo ha señalizado y acondicionado para que mucha gente pueda seguir las pisadas de este santo . Estos trabajos están recogidos en sus libros: Camí d’Andorra y Andorra: terra d’acollida , este último escrito en colaboración con Alfred Llahí, periodista andorrano.

¿Cuándo nació vuestra asociación?

La Asociación de Amigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra nació el año 2002, a raíz del centenario del nacimiento de San Josemaría Escrivá de Balaguer . Desde entonces hemos estado trabajando -poco a poco, pero sin parar- en la recuperación de los hechos, parajes y lugares del camino de fugitivos que siguió San Josemaría con otras personas entre noviembre y diciembre de 1937. Junto a la recuperación de estos lugares, queremos colaborar en el incremento de la devoción a la Virgen del Rosario de Pallerols y a San Josemaría.

¿Qué tiene de peculiar, esta ruta?

Procesión con la “Mare de Déu del Roser de Pallerols”

Lo que llamamos el Camino de Andorra fue recorrido por San Josemaría y por muchos otros fugitivos durante la guerra civil española de 1936-39, pero también se utilizó posteriormente y en las evasiones producidas -en sentido contrario- durante la Segunda Guerra Mundial. Es una de las rutas conocidas como Caminos de Libertad a través de los Pirineos .

El hecho de que a través de estos caminos pasase San Josemaría, en circunstancias muy dolorosas, nos lleva a extender uno de los mensajes en el que insistió más a lo largo de su vida: el respeto a la libertad de todo el mundo y el fomento de la paz y la convivencia entre todas las personas por encima de las diferencias que pueda haber de ideología, raza, religión, lengua, país y tradiciones.

Dos irlandeses en el camino de la Casa del Corb

Por eso, aparte de la vertiente de excursionista, también nos interesa resaltar esta perspectiva: que los que pisaron estos caminos buscaban la libertad. Queremos recuperar los caminos, pues, recordando también este mensaje de libertad: que nunca más nadie deba huir por sus convicciones. Y también otro mensaje muy suyo: el del perdón. San Josemaría, que a lo largo de su vida tuvo que soportar muchas contradicciones y persecuciones, dijo muy a menudo que, ante la persecución, lo que había que hacer era: Callar, rezar, perdonar y amar .

El próximo día 22 de noviembre celebráis la Fiesta del Encuentro de la Rosa , ya tradicional. ¿En qué consiste?

Con esta fiesta recordamos las circunstancias con las que se enfrentó San Josemaría Escrivá, el 22 de noviembre de 1937, en unos momentos de su vida en que, estando en Pallerols de Rialb, se encontraba fuertemente conturbado interiormente ante el dilema de si debía continuar o no hacia Andorra, hacia donde se dirigía a causa de la persecución religiosa de la época. Pasó toda la noche rogando al Señor que le hiciera ver con claridad cuál era su voluntad. En la madrugada del día 22 encontró una rosa de madera dorada en el suelo de la iglesia. Para él fue la señal que había pedido. Nos lo explica él mismo en unos escritos fechados el 22 de diciembre de 1937.

¿Vienen peregrinos, durante el año, a hacer este camino?

Debemos distinguir dos zonas de este camino: Por una parte, la zona de Pallerols, que comprende el Pajar de Peramola, la iglesia de Pallerols, la Cabaña de San Rafael, el Corb y la Ribalera, que son objeto del 90% de las visitas. Actualmente visitan esta zona unas 2.000 personas el año.

Un grupo de jóvenes de Sabadell y Barcelona participan en la reconstrucción de la Cabaña de San Rafael

Por otra parte hay la totalidad del Camino, que va desde el Puente de Peramola hasta Andorra -un total de unos 100 Km.- que es recorrido en parte o totalmente por el otro 10%. Este último año unas 300 personas han realizado una parte o todo el camino.

¿De dónde proceden?

El hecho de que a través de estos caminos pasase San Josemaría, en circunstancias muy dolorosas, nos lleva a extender uno de los mensajes en el que insistió más a lo largo de su vida: el respeto a la libertad de todo el mundo

Vienen a hacer el camino gente de todo el mundo. Hace pocos días vino un grupo de Irlanda y otro de Alemania. El verano pasado vinieron diferentes grupos de chicos de Inglaterra, Polonia, Australia e Italia. Han venido grupos de muchos países de Sudamérica, algunos de África. De España llegan a menudo grupos desde Valencia, Madrid, Pamplona, Zaragoza, Andalucía, para citar las zonas más habituales. Y evidentemente, debido a su proximidad, las visitas más frecuentes son las que provienen de las comarcas de Cataluña: familias, colegios, grupos de jóvenes, gente aficionada a la montaña y al deporte.

¿Qué actividades se pueden realizar?

Una actividad que ya se ha hecho tradicional, es la de las Caminatas de los segundos sábados de cada mes . Con estas Caminatas mensuales logramos hacer todo el camino en nueve meses: empezamos en octubre al inicio del Camino, en el Puente de Peramola, y acabamos en el mes de junio al final, en Andorra.

Pallerols

También se han hecho tradicionales tres o cuatro Caminatas integrales al año, de todo el camino, en tres o seis días, en función de la resistencia de los caminantes.

Finalmente querría remarcar la actividad de los Voluntarios que mediante Campos de Trabajo, cuatro o cinco al año, desbrozan y señalizan el Camino y hacen trabajos de recuperación de edificaciones tradicionales, construyen puentes para pasar los ríos y otros trabajos de recuperación del entorno natural.

¿Qué relación hay con la gente de los contornos?

Desde el principio hemos trabajado en estrecha colaboración con la gente de la zona. Han sido ellos quienes nos han acompañado a descubrir y desbrozar los caminos tradicionales -caminos y parajes en medio del bosque, caminos de contrabandistas, difíciles y escondidos- que estaban perdidos tras más de 40 años en desuso.

Actualmente visitan esta zona unas 2.000 personas el año

Recuerdo las duras jornadas de los inicios, hacia los años 2003-2005, cuando íbamos desbrozando caminos por los bosques de Pallerols acompañados de la gente de Vilaró y de Cal Guardiola; después nos metimos hacia el Corb y la Ribalera, acompañados de gente de Peramola y de Oliana; y el Aubenç guiados por personas de Coll de Nargó y de las Masías de Nargó; en Cabó llegamos gracias a los de Fenollet; y a Ares y Baridà acompañados por gente de Organyà y de Noves de Segre; continuamos río de Aravell arriba, cuesta de la Caubella, Collado de la Torre y hasta llegar al río de Civís, conducidos magistralmente por expertos de Bellestar.

Por el camino de Sant Marc, antes de llegar a Pallerols

Finalmente subimos el complicado Barranco de la Cabra Morta bajo la guía experta de la gente de Argolell, llegando venturosamente a la Masía de Alins, en Andorra. La bajada por terreno andorrano hasta llegar a Sant Julià de Loira, la hicimos a través de caminos tradicionales guiados por gente andorrana.

Mucha más gente de la zona ha participado en el descubrimiento, limpieza y señalización de los caminos, pero sería muy largo nombrarlos a todos aquí. Debemos contar también con mucha otra gente del país que colabora con nosotros en tareas culturales, deportivas, etc., sin olvidar los organismos oficiales de la zona -ayuntamientos y el Consejo Comarcal del Alt Urgell- que valoran muy positivamente nuestra tarea, nos animan, dan a conocer nuestras actividades y nos ayudan en algunas concretas de revalorización del territorio.