Oraciones al Espíritu Santo

"El Espíritu Santo es quien, con sus inspiraciones, va dando tono sobrenatural a nuestros pensamientos, deseos y obras. El es quien nos empuja a adherirnos a la doctrina de Cristo y a asimilarla con profundidad, quien nos da luz para tomar conciencia de nuestra vocación personal y fuerza para realizar todo lo que Dios nos pide." San Josemaría, El gran desconocido.

Textos para orar
Opus Dei - Oraciones al Espíritu Santo

Descargar las oraciones en pdf o epub

Oración al Espíritu Santo compuesta por San Josemaría en abril de 1934:

¡Ven, oh Santo Espíritu!: ilumina mi entendimiento, para conocer tus mandatos: fortalece mi corazón contra las insidias del enemigo: inflama mi voluntad... He oído tu voz, y no quiero endurecerme y resistir, diciendo: después..., mañana. Nunc coepi! ¡Ahora!, no vaya a ser que el mañana me falte.

¡Oh Espíritu de verdad y de sabiduría, Espíritu de entendimiento y de consejo, Espíritu de gozo y de paz!: quiero lo que quieras, quiero porque quieres, quiero como quieras, quiero cuando quieras...

Ven, Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo,

Llena los corazones de tus fieles

y enciende en ellos

el fuego de tu amor.

Envía, Señor, tu Espíritu.

Que renueve la faz de la Tierra.

Oración:

Oh Dios,

que llenaste los corazones de tus

fieles con la luz del Espíritu

Santo; concédenos que,

guiados por el mismo Espíritu,

sintamos con rectitud y

gocemos siempre de tu consuelo.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.

Secuencia de Pentecostés

(El himno mas antiguo al Espíritu Santo)

Ven, Espíritu Santo,

y envía del Cielo

un rayo de tu luz.

Ven, padre de los pobres,

ven, dador de gracias,

ven luz de los corazones.

Consolador magnífico,

dulce huésped del alma,

su dulce refrigerio.

Descanso en la fatiga,

brisa en el estío,

consuelo en el llanto.

¡Oh luz santísima!

llena lo más íntimo

de los corazones de tus fieles.

Sin tu ayuda,

nada hay en el hombre,

nada que sea bueno.

Lava lo que está manchado,

riega lo que está árido,

sana lo que está herido.

Dobla lo que está rígido,

calienta lo que está frío,

endereza lo que está extraviado.

Concede a tus fieles,

que en Ti confían

tus siete sagrados dones.

Dales el mérito de la virtud,

dales el puerto de la salvación,

dales la felicidad eterna.

Ven Espíritu Creador

(Oración que rezaba a diario Juan Pablo II)

Ven, Espíritu Creador,

visita las almas de tus fieles

y llena de la divina gracia los corazones,

que Tú mismo creaste.

Tú eres nuestro Consolador,

don de Dios Altísimo,

fuente viva, fuego, caridad

y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones;

Tu, el dedo de la mano de Dios;

Tú, el prometido del Padre;

Tú, que pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.

Enciende con tu luz nuestros sentidos;

infunde tu amor en nuestros corazones;

y, con tu perpetuo auxilio,

fortalece nuestra débil carne.

Aleja de nosotros al enemigo,

danos pronto la paz,

sé Tú mismo nuestro guía,

y puestos bajo tu dirección, evitaremos todo lo nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre,

y también al Hijo;

y que en Ti, Espíritu de entrambos,

creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre,

y al Hijo que resucitó,

y al Espíritu Consolador,

por los siglos infinitos. Amén.

V. Envía tu Espíritu y serán creados.

R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos.

Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo.Por Jesucristo Nuestro Señor.

R. Amén.