«De monseñor Javier Echevarría me llamó la atención que no llamaba la atención»

El semanario Alfa y Omega entrevista al periodista Álvaro Sánchez León, autor del libro "En la tierra como en el cielo: historias con alma, corazón y vida de Javier Echevarría".

Revista de prensa
Opus Dei - «De monseñor Javier Echevarría me llamó la atención que no llamaba la atención» Don Javier Echevarría, en sus años de estudiante.

Alfa y Omega «De monseñor Javier Echevarría me llamó la atención que no llamaba la atención»

Más información sobre "En la tierra como en el cielo: historias con alma, corazón y vida de Javier Echevarría".

*****

Tan solo un año y dos meses después del fallecimiento en Roma de monseñor Javier Echevarría, segundo sucesor de san Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei, llega a las librerías este viernes 9 de febrero En la tierra como en el cielo, el primer libro sobre la vida y obra del anterior prelado de la institución. «Este libro no es una biografía, ni una semblanza, ni un perfil, ni un estudio histórico. No es, sobre todo, una hagiografía…Estas páginas son un collage periodístico que ilustra, en visión panorámica, las claves de una buena persona que se implicó en mejorar nuestro mundo contemporáneo», asegura el autor del volumen, el periodista Álvaro Sánchez León.

En el libro se analizan algunos tópicos sobre el Opus Dei, puestos en entredicho durante la vida y el mandato de Javier Echevarría. ¿Por ejemplo?

El libro pone un foco en la vida real y entonces las posverdades sobre el Opus Dei quedan hasta cómicas. Soy periodista y tenía que entrar a esos temas, lógicamente, pero me he dado cuenta de que después de la canonización de san Josemaría los tópicos contra la Obra han saltado por los aires. Quedan restos estancados entre algunos periodistas, casi siempre en España, y poco más. Por supuesto, entiendo que haya gente que no comprenda el Opus Dei. Faltaría más. También entiendo que haya personas que no compartan el ejemplo o el mal ejemplo que haya podido dar una persona del Opus Dei. Pero si somos honestos y buscamos la verdad hay fuentes de sobra para contrastar los cuentos chinos y las leyendas negras.

La Obra es una institución más dentro de la Iglesia. Ni mejor, ni peor. Como dice el vaticanista John Allen, es «un mueble más». Darle un cariz de fuerza oculta de poder y otorgarle a sus miembros un papel propio de películas de espías es sobreestimar su auténtica realidad, la verdad.

Al menos en España, mucha gente tiene familia o amigos que son del Opus Dei. En muchos casos, les valoran positivamente. Esa impresión es la que queda a la gente de la calle, por mucho que algunos medios de comunicación insistan en ver la Obra más como la vio El código Da Vinci que como la ven, sin efectos especiales, sus propios lectores.

En el prólogo, monseñor Fernando Ocáriz asegura que a Javier Echevarría le gustaba recordar su primer encuentro con san Josemaría.

1948 es un año clave en la vida de Javier Echevarría, y por eso se merece todo un capítulo entero. En ese año muere su padre, conoce el Opus Dei, pide la admisión en la Obra y conoce a san Josemaría. A partir de ese año la vida de un dieciseisañero cobra perspectiva y ajusta su enfoque para siempre. ¿Con 16 años se pueden tomar decisiones para toda la vida? En la vida de Javier Echevarría se observa que sí, y que, con la gracia de Dios y su respuesta personal, el eco de esa llamada va cuajando hasta el final de su vida.

Justo 70 años después refrescamos aquel año intenso de su biografía en el que Javier conoce a san Josemaría. En Madrid. Se trata de un encuentro tan normal y tan transformador, que desde entonces Javier quiere vivir junto al fundador del Opus Dei en Roma, hasta convertirse en su mano derecha, junto al beato Álvaro del Portillo, y su tercer sucesor. Lo he pensado muchas veces en estos meses: Javier queda muy tocado al conocer la personalidad y la talla de san Josemaría, pero san Josemaría también le echa el ojo… Dentro de la sencillez y la naturalidad que describen toda la vida de Javier Echevarría, este encuentro es especial. Mucha gente, a lo largo de la historia, se ha encontrado con personas que le han cambiado la vida. Javier se encontró primero con Dios y después con san Josemaría, y ambos descubrimientos fueron determinantes, humana y sobrenaturalmente.

Entre las personas que entrevista para este libro destacan el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, o Georg Gänswein. ¿Qué relación tuvieron con Javier Echevarría?

El cardenal Carlos Osoro y Javier Echevarría eran amigos. Amigos de hablar y comer juntos, de contarse sus cosas, sus alegrías, sus preocupaciones, con confianza y honestidad. Don Carlos cuenta en el libro que él le llamaba «Padre». Seguramente don Javier sintiera ese mismo afecto y esa misma consideración hacia el cardenal arzobispo de Madrid, porque sus relaciones eran así de recíprocas habitualmente.

Con monseñor Georg Gänswein también se generó una amistad y una confianza particular, con Benedicto XVI como testigo. Los dos se conocieron cuando el prefecto de la Casa Pontificia fue profesor de la Universidad de la Santa Cruz, en Roma. Tenían amigos en común, y el trato entre los dos se fue intensificando con el paso de los años. Monseñor Georg cuenta que algunas veces estuvo comiendo en la casa de don Javier, y que coincidió con él en las visitas que hacía al ya Papa emérito en el monasterio Mater Ecclesiae. Monseñor Georg es la fuente más fiable para hablar de cómo vivió Javier Echevarría el pontificado de Benedicto XVI, y cómo vivió la transición al del Papa Francisco. Él mismo revienta algunos tópicos eclesiales con una rotundidad alemana.

Portada del libro “En la tierra como en el cielo: historias con alma, corazón y vida de Javier Echevarría”.
¿Y qué relación tuvo usted con monseñor Echevarría?

He coincidido varias veces con él, pero de manera muy superficial. Le he escuchado en directo, le he podido saludar, nos hemos escrito en alguna ocasión, y poco más. Me llamó la atención ver a una persona buena, cariñosa, atenta, que era el primero en vivir lo que decía, que luchaba, que era muy humano, que tiraba para arriba, que acercaba a Jesucristo y al Papa, que generaba incendios de audacia a su alrededor con una extrema sencillez. Me llamó la atención que no llamaba la atención, que era un hombre de fe, que conocía a los hombres perfectamente. Hay mucha gente que transmite esa misma sensación. Para mí era una de esas personas con las que te apetece tomarte un café, y contarle tus cosas. O confiarle tu alma.

¿Qué se va a encontrar el lector de En la tierra como en el cielo?

Se va a encontrar historias con alma, corazón y vida de Javier Echevarría que surgen después de 45 entrevistas a personas que han conocido al tercer sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei. En estas páginas la persona de Javier Echevarría, el alcance de su misión pastoral y su pasión por convertir el mundo en un hogar se entremezclan convirtiéndole en uno de los muchos rostros que hacen creíble el mensaje cristiano. El lector no encontrará en este libro un conato de causa de canonización. En absoluto. Encontrará un estímulo atractivo para vivir la vida en tres dimensiones.

José Calderero de Aldecoa @jcalderero

  • José Calderero de Aldecoa
  • Alfa y Omega