​La conversión de mi hermano y su esposa

Hace varios años he venido rezando por intercesión de mons. Álvaro del Portillo, pidiendo la conversión de mi hermano y su esposa, con el deseo de que acudiesen al Sacramento de la Confesión.

Relatos y favores

Después de dos años de no vernos, pues ellos viven en otra ciudad, vinieron a Caracas con motivo de una operación de cataratas de mi hermano. El día 18 de febrero invité a mi cuñada para que asistiese conmigo a un retiro mensual que se celebraba al día siguiente, santo de don Álvaro, en un Centro del Opus Dei. La encomendé rezando la estampa para la devoción privada y, ante mi sorpresa, aceptó y, además, se confesó después de 30 años de no hacerlo. Al cabo de 10 días operaron a mi hermano. Operación de mucho riesgo porque le operaban el único ojo en que tenía visión.

También recé mucho por intercesión de don Álvaro para que se confesase antes de la operación y que todo saliera bien. El día 28 de febrero le dieron el alta. Ve perfectamente bien y además está muy cerca de Dios y muy feliz por haberse encontrado con Él, después de 30 años. Ahora los dos desean hacer un curso de retiro. Doy gracias a Dios por estos favores, y agradezco a don Álvaro su intercesión.

L.R. (Venezuela).