Deporte contra la pobreza infantil

La segunda Jornada Familia Solidaria se celebró el pasado domingo en la escuela deportiva Brafa. Decenas de familias hicieron una aportación a Cáritas, que organizaba el evento, para luchar contra la pobreza infantil antes de participar en la fiesta, en la que no faltaron los torneos deportivos.

Iniciativas sociales
Opus Dei - Deporte contra la pobreza infantil Foto: David Parra

La relación de Cáritas con Brafa viene de lejos. La organización asistencial cristiana, que conoce bien las necesidades de Nou Barris (el distrito con mayor pobreza de Barcelona), cada año recomienda a algunos niños y jóvenes con riesgo de exclusión, las actividades de la escuela deportiva, regulado a través de un convenio entre las dos entidades. El director de Brafa, Ignasi Taló, explicó que la entidad da becas a los niños que no se pueden pagar la formación deportiva y en valores. En el curso 2014-2015, se pudieron dar más de 34.000 euros en becas. Seis de cada diez familias está becada en Brafa.

Además de equipos de múltiples deportes que compiten en distintas ligas, Brafa lleva a cabo iniciativas solidarias con otras entidades de la zona de Nou Barris. Desde Brafa se organizan partidos de fútbol en la cárcel, se atiende a personas que han de cumplir servicios sociales sustitutivos de penas menores y se colabora con niños de educación especial, entre otras.

Foto: David Parra

“Queremos esto para nuestros hijos"

Josep Mª y su esposa Carmina son padres de Brafa desde hace unos años.

-Nosotros decidimos llevar a los hijos a Brafa para que tuvieran formación en valores y practicasen deportes, manifestaron.

-¿Qué os llamó la atención de la educación en Brafa?

-Aquí se da una educación personalizada y encontramos personas estupendas. Por eso los niños vienen a Brafa desde que tenían cuatro años.

-Nosotros veíamos –dice Carmina—que los niños no recibían formación en los valores que nosotros queríamos para nuestros hijos, y menos los religiosos.

-¿No había clase de religión en la escuela?

-En la escuela, a la que llevamos nuestros hijos, había gente de todo tipo; queríamos clase de religión para nuestros hijos, pero nos dijeron que en aquella escuela no había, sigue Carmina. Para mí –añade—lo más importante es la formación humana y cristiana, y eso lo tiene Brafa; donde se les enseña a rezar.

-¿Y a los padres?

-A los padres, responde Josep Maria, se nos enseña a competir con buenos modos, lo mismo que a los hijos.

El domingo pasado durante la jornada solidaria los padres gozaron con la felicidad de sus hijos, que iban de actividad en actividad.

Josep María hijo, de unos 10 años, dijo que lo que más le gusta de Brafa “es el baloncesto…, pero también el fútbol… y los aparatos de espuma,… No sé, me gusta todo, estoy bien. Tengo amigos".

Brafa es una obra corporativa de la prelatura del Opus Dei, fundada en 1954 por un grupo de personas alentadas por san Josemaría. El nombre procede de las iniciales de las primeras actividades que se impartieron, que fueron el baloncesto, el remo, el alpinismo, el fútbol y el atletismo.

Salvador Aragonés