Primeras declaraciones del prelado del Opus Dei: “Estoy muy agradecido al Papa”

Fernando Ocáriz es el tercer sucesor de San Josemaría. Hace pocas horas el Papa lo nombró prelado del Opus Dei. Y estas son sus primeras declaraciones.

Revista de prensa

Rome Reports Primeras declaraciones del prelado del Opus Dei: “Estoy muy agradecido al Papa”

*****

Fernando Ocáriz es el tercer sucesor de San Josemaría. Hace pocas horas el Papa lo nombró prelado del Opus Dei. Y estas son sus primeras declaraciones.

Mons. Fernando Ocáriz, Prelado del Opus Dei

"Agradecimiento a Dios, porque en el fondo es quien tiene todo en su mano en la historia de las personas y de las instituciones. Agradecimiento al Papa, al Papa Francisco, que es quien me ha nombrado, confirmando la elección que habían hecho los electores en el congreso”.

Fernando Ocáriz nació hace 72 años en París, donde estaban exiliados sus padres tras la guerra civil española. Vivió en España, donde estudió Física. Estudió Teología en Roma, y allí vivió junto al fundador del Opus Dei.

Mons. Fernando Ocáriz, Prelado del Opus Dei

"A mí la verdad es que lo que más me impresiona es la capacidad que tenía de querer a la gente. Cómo de verdad se interesaba de verdad, no era una cuestión de educación, incluso con personas que acababa de conocer, etcétera, sino que se veía que quería a la gente”.

Este apasionado del tenis es también un teólogo prestigioso, consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Pero piensa que lo han elegido por todo lo que aprendió cerca del anterior prelado, Javier Echevarría.

Mons. Fernando Ocáriz, Prelado del Opus Dei

"Pues no lo sé, es posible que porque he estado 22 años al lado del anterior prelado, simplemente. Pero vamos... Eso ya... Cada uno elige como le parece, libremente”.

"¿Ha podido dormir esta noche?”

"Sí, no ocho horas pero sí seis”.

El nuevo prelado, que tiene a su cargo a los 92.000 fieles del Opus Dei, asegura que su programa es seguir el programa del Papa Francisco: una movilización de todos los católicos para proponer el mensaje cristiano contagiando alegría a todo tipo de personas.