Cultura con nombres de mujer

Desde su fundación, en 1946, y bajo el impulso personal de San Josemaría Escrivá, el Colegio Mayor Zurbarán ha procurado ser un foco de cultura y acercar a las estudiantes universitarias al mundo del pensamiento, la literatura, el arte o la música.

Últimas noticias

Fruto de esta inquietud es la colección Humanismo y Cultura, una serie de libros que recogen el contenido de los coloquios y conferencias celebrados en Zurbarán. Estos días se ha presentado el undécimo volumen que, con el título Cultura con nombres propios, reúne diecisiete encuentros protagonizados por mujeres destacadas del panorama cultural: escritoras, actrices, pintoras, galeristas y directivas de reconocidas instituciones.

En el acto de presentación del libro, Manuel Parralo, decano de la facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid se refirió al arte como un medio de acercarse a la trascendencia: "El artista -señaló- es el que sabe llegar a través de las cosas sencillas, y desde una actitud humilde, a las preguntas más profundas del ser humano, a aquello que el hombre tiene de trascendente".

En este mismo sentido se manifestó la pintora Marieta Quesada en el trascurso de su coloquio con el público universitario: "La belleza -afirmó-, ya sea material o espiritual, mueve a las personas. Es importante tenerlo en cuenta para trasmitir cualquier mensaje". Por otra parte, la pintora destacó la influencia que han tenido las enseñanzas de San Josemaría en su trabajo artístico.

Otras de las profesionales citadas en el libro se refirieron en sus intervenciones al compromiso ético que tiene todo autor; la joven escritora Espido Freire señalaba "Creo en el compromiso ético del escritor. Una ética que es autenticidad pero una autenticidad real que tiene que ver con unos limites de conciencia, de comportamiento, de disciplina y sacrificio por los demás".

Además de explicar a las universitarias los pasos del proceso creador, la situación de las instituciones culturales en España o el futuro de determinadas artes como la danza o el teatro, las interesadas narraron en estos encuentros algunos sucesos de su vida personal y destacaron la importancia que tiene, en el mundo de la cultura y el arte, el trabajo bien hecho -con constancia y esfuerzo- la coherencia con las propias ideas, el compañerismo y el apoyo de la familia.

En este sentido, la actriz Concha Cuetos relató como rechazó varias propuestas de trabajo en el cine pues "no quería hacer nada que en un momento dado pudiera avergonzar a mis hijos". También la actriz Mª Fernanda D'Ocón señaló que "en el teatro suele decirse que si los primeros actores tienen buenas relaciones entre ellos, el buen ambiente se contagia al resto. Yo he tenido el privilegio de estar en los primeros puestos sin tener que pisar a nadie".