Comunidades religiosas esperan con alegría la canonización de Josemaría Escrivá

Artículo de mons. Flavio Capucci. Roma, 25-II-2002

Noticias

Con motivo de la noticia de la próxima canonización del beato Josemaría, superiores y superioras de muchas comunidades religiosas han escrito al prelado del Opus Dei para felicitarle y para compartir su alegría.

Como se sabe, también las comunidades religiosas pueden ser nombradas cooperadoras del Opus Dei. Su contribución consiste en la oración diaria por la labor evangelizadora de la prelatura. Actualmente son más de 500 las comunidades cooperadoras, masculinas y femeninas, que sostienen la Prelatura con sus oraciones, en numerosos países del mundo.

Entre los numerosos mensajes recibidos, vale la pena mencionar algunos párrafos:

La priora del convento de Carmelitas Descalzas de Coimbra escribe estas palabras: "Como cooperadoras del Opus Dei desde hace varias décadas, queremos manifestar a Vuestra Excelencia Reverendísima nuestra alegría por la próxima canonización del beato Josemaría". Y añade. "Este gozo es compartido por la Hermana Lucia, que reitera lo que ya manifestó con ocasión de la beatificación del Siervo de Dios". La vidente de Fátima conoció personalmente al fundador del Opus Dei y le "empujó" cariñosamente a comenzar la labor apostólica en Portugal.

Una religiosa se refiere a la futura canonización en estos términos: "No puedo explicarle en tan sólo unas líneas lo que siento en estos momentos (...) Los santos siempre me estimulan mucho, pero en este caso, mi devoción al beato Josemaría y mi cariño al Opus Dei todavía me impulsan con más fuerza. Los escritos del Padre han sido desde hace mucho tiempo mi alimento y, desde que me nombraron Superiora, la fuente en la que bebo y hago beber a las hermanas que el Señor me ha confiado".

La superiora de otra comunidad escribía precisamente el día 9 de enero, centenario del nacimiento del fundador del Opus Dei: "Otro motivo de alegría y de Acción de Gracias es la aprobación del milagro para la canonización, que muy pronto llevará al beato Josemaría a la máxima elevación de los altares. Por ello queremos felicitarle y felicitarnos. Que él, con este motivo, ayude a la Iglesia en sus necesidades y consiga la paz para los corazones, para las familias y para el mundo (...) Con todo cariño en el Señor y en nombre de toda la comunidad, seguimos ofreciendo nuestras oraciones, sacrificios y toda nuestra vida consagrada por V.E: y por la OBRA que fundara el beato Josemaría".

Un religioso español se refería también al Centenario en su carta: "Hoy es un día muy grande no sólo para ustedes, sino también para toda la Iglesia, más aún para todo el mundo (...) Desde las cinco de esta mañana estoy dando gracias a Dios, desde lo más profundo de mi alma, por el don tan inefable que nos hizo en la persona del beato Josemaría Escrivá de Balaguer (...) Mis muchos achaques no me permiten asistir a la canonización del beato Josemaría, pero gozaré muchísimo en esa ocasión, pues desde que fue beatificado todos los días he orado por su pronta canonización".

De una comunidad francesa se recibieron estas líneas: "Nos uniremos de todo corazón a las diferentes ceremonias que tendrán lugar en Roma para honrar al futuro santo, para agradecer todo lo que realizó con su vida, y todos los favores debidos a su intercesión".

En las cartas recibidas se encuentra un sentimiento compartido, que esta afirmación resume bien: "Nos alegramos de la próxima canonización del beato Escrivá, en la seguridad de que es un don para toda la Iglesia".

El apoyo de la oración y del cariño de todas estas personas es motivo de profundo agradecimiento a Dios, que ha querido hacer de los santos instrumentos de unidad en su Iglesia.