Calentando motores para la visita del Papa a Colombia

Iniciativas de solidaridad desarrolladas por estudiantes colombianos.

Iniciativas

Al saber que el Papa Francisco visitaría Colombia en septiembre de 2017, un grupo de jóvenes residentes en Bogotá decidió preparar la llegada del Santo Padre ayudando a personas necesitadas y en situaciones vulnerables.

Algunas de las tareas que han llevado a cabo durante los últimos meses son:

— Ropero comunitario. En la localidad de Bosa, al sur de Bogotá, un grupo de estudiantes, con la colaboración de sus padres y los colegios donde estudian, consiguió ropa usada en buen estado. Convocando jornadas de recolección en cada colegio, lograron recoger alrededor de 2000 prendas que luego ofrecieron como donativo al ropero comunitario de la zona de Casucá. Entre los habitantes de este sector del municipio de Soacha, viven casi 20.000 víctimas del conflicto armado, que llegaron huyendo de la violencia.

— Con personas de la calle. Las personas sin techo integran uno de los grupos más frágiles de Bogotá. Alentados por el llamado del Papa Francisco a llegar a las periferias, algunos jóvenes han dedicado tiempo para acompañar a gente que vive en la calle y en ocasiones les han proporcionado alimentos.

— Con niños enfermos en hogares de paso. Otros jóvenes ofrecieron su apoyo en albergues de paso para niños con enfermedades graves que llegan a Bogotá para recibir tratamiento médico desde zonas alejadas de la capital colombiana. Concretamente visitaron la Casa de los Ángeles, que atiende a niños que reciben tratamiento clínico contra el cáncer y o el VIH/SIDA durante un tiempo que va desde los 12 hasta los 36 meses. Actualmente residen en la Casa de los Ángeles unos 200 niños.

— Con los mayores. Varios hogares geriátricos del municipio de Silvania (Cundinamarca) y de Bogotá también recibieron la visita de jóvenes estudiantes. Durante ellas, mantuvieron charlas y jugaron con los adultos mayores. Gracias a este acercamiento a las personas de la tercera edad, muchas veces abandonadas por su familia, varios han conocido historias de vida aleccionadoras. Algunos jóvenes, después de estas visitas, han vuelto a su casa valorando y amando más a sus padres y abuelos, con el firme propósito de cuidarlos bien y con la convicción de no abandonarlos jamás, a pesar de los achaques y enfermedades que vienen con la edad.

Los jóvenes que han participado en estas iniciativas se benefician de la labor de formación que, desde 1977, desarrolla en favor de la juventud colombiana el Centro Cultural y Deportivo Monte Verde y unos 40 estudiantes formarán parte del equipo de voluntarios que facilitarán el desarrollo de las actividades del Papa en Bogotá el próximo 7 de septiembre.